sábado, 3 de mayo de 2008

En el árbol con Patri



El árbol es un Sabino, del bosque de Tonalá. En México, región de Oaxaca, La Mixteca.

Allí llegamos siete poetas: Laura Novoa de Costa Rica; Rosa María Arellanos Contreras, de Michoacán, México; Socorro Carranco de Chiapas, México; María Elena Solórzano, México; Ivonne Gómez Ledesma, Torreón, México; Patricia Gómez de Chile y yo de Buenos Aires, Argentina.
No llegamos por casualidad, formábamos parte del grupo que iba a estar dos días en Tonalá. Como parte del programa de estadía en las comunidades mixtecas.

Fue en el XV Encuentro Internacional de Mujeres Poetas en el País de las Nubes.
Todas fuimos invitadas oficialmente al encuentro, por nuestra trayectoria y obras; más de sesenta mujeres poetas.

Mi grupo llegó, luego de varias horas de espera en Huajuápan de León, Oaxaca, en la Casa de la Cultura. Los motivos, no importan. Ya no importan. Eso fue en noviembre de 2007.
Recorrimos varios kilómetros para llegar. En auto, dos autos.
No puedo explicar por qué, pero al pedido de María Elena: Cecilia, canta un lindo tango. Canté varios. Digamos que los interpreté, eso dijo María Elena y por suerte el conductor lo aprobó. A partir de ese momento fui: Canario o Canarin. Porque canté todo lo que apareció por mi memoria, durante esos días.

Nos recibieron, digamos que nos recibieron, y fuimos a pasear al bosque de Sabinos; como parte del recibimiento.
Conocimos la historia de una poeta argentina, Lucy, que durante muchos encuentros de mujeres poetas fue, designada o no, a Tonalá y decidió que sus cenizas descansaran allí.

Una experiencia fuerte, para mí, que llegaba buscando el idioma de mi América, saber que allí cerca descansaba Lucy.

La mañana se fue en viaje y paseo. Y casi antes de ir a almorzar, entre tantas fotos, quedamos Patricia y yo, para siempre, trepadas al Sabino, saludando. Argentina y Chile, hombro con hombro, dos poetas del Sur, allí en el Norte.

Ver la foto de ese instante me hizo disparar lo que cuento. (La de la derecha es Patricia)

El viaje es lo queda de él, dicen.

Lo que quedó es la amistad con mujeres poetas que no hubiera tenido la posibilidad de conocer y reconocer sus obras y seguir en contacto con ellas.

Fue el viernes nueve de noviembre, pasadas las dos de la tarde.
Patricia y yo, en el bosque de Sabinos.




A Patri, desde Buenos Aires.
Un recuerdo (recordis: volver a pasar por el corazón)



® Cecilia Ortiz- Experiencias por el Mundo

13 comentarios:

Patricia dijo...

Mi querida Ceci, que regalo me has dado, sólo puedo decirte que para mi ese viaje, cambio mi vida. De alguna manera lo supe desde el momento en que compré el ticket de avión, sabía que iba cambiarme interiormente y así lo hizo. Cada una de Uds. aún baila en mi memoria y mi existencia. Ojala podamos juntarnos nuevamente. Te cuento que Socorro viene a Chile las prox. dos semanas, sería fantástico si pudieras arrancarte tu que estas más cerquita. Te dejo la inquietud.
Un abrazo lleno de cariño para ti.
Patricia

PIZARR dijo...

Cecilia, conocí tu blog porque te nombraba Soledad en el suyo, aunque apenas suelo dejar comentarios en su blog, a las dos os sigo.

Este viaje que relatas de mujeres poetas efectivamente tuvo que ser maravilloso.

Te leo

Un beso desde Bilbao

Catalina Zentner dijo...

Cecilia, que hermosa crónica, y la foto refleja el placer de este encuentro que narras con tanta calidez.
Quiero que sepas que ha sido hermoso estar en ese bosque, escondida detrás del árbol escuchando tangos, poemas y recuerdos. Aunque no me vieron, ¡estuve!

Cecilia Ortiz dijo...

Patri: gracias por tu visita. Ya ves, quedamos unidas en una fotografía, y el lazo sigue firme.
Gracias por tu amable invitación.
Un gran abrazo de tu "vecina"

Cecilia Ortiz dijo...

pizarr:
te envío un super abrazo, directo a ti. Desde el Sur hasta Bilbao, en directo.
Gracias por dejar tu comentario.

Cecilia Ortiz dijo...

Cati: ya me parecía que alguien estaba detrás del árbol...
Es la magia de las palabras y tu imaginación y la mía, que hace el momento tan especial. Si, claro, estabas allí y lo estarás cada vez que quieras estar.
Un gran abrazo y besos.

Soledad Sánchez M. dijo...

Cecilia:
Una gratísima sorpresa descubrir tu imagen por primera vez, poder poner rostro a tus palabras. Gracias por entregarnoslo.
Muy hermosos la crónica y el hecho: un grupo de mujeres que saben hilar con su imaginación un encaje precioso de palabras. Me hubiera gustado estar con vosotras.


Un beso.


Soledad.

Cecilia Ortiz dijo...

Soledad:
gracias amiga por tu comentario.
De a poco irán apareciendo algunas fotografías y relatos.
Hilando voces, imágenes, anécdotas.
Un gran abrazo.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Hola, Cecilia
Se te ve muy bien con Patricia en el sabino.
Me alegra qeu estés bien
Un abrazo

Cecilia Ortiz dijo...

Hola Marian!!!!
qué alegría!!!
Amiga querida, Consuelito está extrañando los vuelos y sus cambios de vestimenta...
Un gran abrazo desde este Otoño para esa primavera que tienes por tu tierra.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Hola de nuevo Ce... espero que tu otoño sea maravilloso... te escribí, espero tu respuesta.
Un abrazo de primavera (para ti y Consuelito)

Issa Martínez dijo...

Mi querida Ce, mi hermana de sangre...es una foto preciosa y ya sé que te debo muchas, perdona que no te las he enviado aún...¡pero lo haré, lo prometo!
¡Cuántos recuerdos me ha traído esta foto!
Te extraño.
Besos muchos

Cecilia Ortiz dijo...

Mi Querida Issa
gracias por dejar este comentario y tu mensaje.
Pronto pondré la foto que tenemos en Teotihuacán.. antes del "sacrificio"
Te envío un gran abrazo, enooorme.. te extraño también y mucho.
Besos.
Ce