lunes, 29 de octubre de 2012

Fragata LIBERTAD, CAUTIVA







Lo que sigue es un texto de la Licenciada Irma Raquel Vilche, miembro del Grupo GIDAN (Grupo de Investigación en Diseño y Arquitectura Naval de Mar del Plata, ciudad de la provincia de Buenos aires, conocida como La ciudad feliz, por sus playas sobre el  océano Atlántico






 La Fragata Libertad es patrimonio cultural argentino, más allá de ser el buque insignia de la Armada Argentina; y por su condición de patrimonio cultural es un bien que debe ser defendido, valorado y preservado para nosotros y para las generaciones por venir. Además de todo esto, es uno de los grandes veleros más perfectos que existen, diseñado por Amelio D´Arcangelo,el primer argentino que obtuvo el título de ingeniero naval y que, en 1991 obtuvo el premio ‘William H. Web’, del cual se dice es el equivalente al Premio Nobel en materia de ingeniería naval.
D´Arcangelo tiene una vida digna de una novela, pero es un gran desconocido para los argentinos, no así en el resto del mundo donde es una leyenda del diseño naval de excelencia.
Cuando le encargaron, siendo marino de la Armada Argentina, el diseño del casco de NUESTRA FRAGATA (de todos los argentinos y argentinas), lo hizo analizando los planos y los diseños de los grandes veleros más perfectos de la historia, los clippers, y así desarrolló el casco de nuestra bellísima Fragata Libertad, cuya arboladura (es decir sus velas) son producto del diseño de otra leyenda naval: Atilio Porretti, quien probando distintos tipos de velamen, comprobó que la arboladura ideal para el casco de D´Arcangelo, era el de una fragata.
Estas características de nuestro buque insignia lo han transformado en una nave perfecta, tanto en navegación como en estética. De hecho, personalmente, estudio la estética de los grandes veleros no sólo como arquitectura naval y patrimonio cultural sino como obras maestras del diseño.






A todo esto, sumemos el maravilloso mascarón de proa, obra del artista radicado en Mar del Plata, Carlos García González. Todo esto la trasforma en mucho más que el ‘barco de los marinos’. La Fragata Libertad debe ser una causa nacional: tan patrimonio cultural argentino como el tango, el asado, el mate y el dulce de leche.
Si se quieren sumar más valores, vean los records que ha batido, en navegación, la Fragata Libertad.
Me opongo a que se la deje abandonada a su suerte. Resignarnos a su pérdida, es una pérdida de nuestra dignidad y, aunque los políticos argentinos lo desconozcan (no he visto a ninguno pronunciarse sobre el tema) los ingleses saben muy bien que es una herida a nuestra dignidad nacional.

www.facebook.com/Canal10MardelPlata/posts/410594632340954

Coincido con la licenciada  Irma Raquel Vilche, "Me opongo a que se deje abandonada a su suerte"
y reclamo desde mi lugar de ciudadana que los representantes que "nos representan" (léase políticos alineados al gobierno y los que no están en ninguna línea, solo sentados en sus lugares en el Congreso  Nacional como Senadores o Diputados) repito, Reclamo, exijo, que actúen como corresponde y que dejen de engañarnos. No tengo otro medio que este, mi blog, lo dejo escrito para no convertirme en cómplice de una atrocidad , de las tantas que el gobierno lleva a cabo a diario.
También como ciudadanos estamos cautivos de un sistema que pretende ser un Modelo. Lo que no sé es que tipo de Modelo. Para los lectores, investiguen el Modelito argentino, por si en su país,  algo se parece a los que nos sucede.
Quisiera decir mucho más, pero me siento tan indignada, por todo lo que sucede a diario, que me convertiría en lo que estoy criticando.

A los tripulantes de la Fragta Libertad que están en Tema, Ghana a la espera del Milagro.( no es tan milagro, es pagar lo que se adeuda)
A los lectores, gracias por leer o mirar.
Un gran abrazo

Cecilia Ortiz